domingo, 23 de abril de 2017

Juan Gelman





Vejeces


Del poema viejo sale
un olor a nunca fue.
Eso duele y es
lo único vivo del poema
que fue. La alegría de la
llovizna no lo moja, ni
recibe sol cuando hay sol.
Esta herida se lee a sí misma
a la sombra de un recuerdito.
El cielo pasa mudo
sobre versos que ya.




La voz

A Mara


La voz que viene del pasado
marca su sitio en la vendimia de sal.
El sueño a ras
es un paisaje donde
la voz empuja al viento
de la batalla que cesó.
Es un distrito de la ceguera,
una escritura que arde en la pared.
Prendete al aire vacío
hay palabras en la costa. La voz
es una cabellera suelta
sobre la vida intacta.




Juan Gelman
Argentino (1930 – 2014)


De: País que fue será - Ed. Página 12 – Seix Barral – 2012





4 comentarios:

José María Pallaoro dijo...

El cielo pasa mudo... Juan, siempre necesario. Mi abrazo grande Fernando!

fernando delgado dijo...

abrazo José María. Juan siempre estará presente.

DenniZu dijo...

Me gusta esos versos !!
tan directos y claros -

fernando delgado dijo...

gracias DenniZu por tu comentario y visitarnos

saludos.

Poesía del Mondongo

A todos, gracias por compartir este espacio

Email: fernando1954@gmail.com