sábado, 30 de diciembre de 2017

Francisco Buarque de Hollanda



Construcción


Amó aquella vez como si fuese última
Besó a su mujer como si fuese última
Y a cada hijo suyo cual si fuese el único
Y atravesó la calle con su paso tímido
Subió a la construcción como si fuese máquina
Alzó en el balcón cuatro paredes sólidas
Ladrillo con ladrillo en un diseño mágico
Sus ojos embotados de cemento y lágrimas

Sentóse a descansar como si fuese sábado
Comió su pan con queso cual si fuese un príncipe
Bebió y sollozó como si fuese un náufrago
Danzó y se rió como si oyese música
Y tropezó en el cielo con su paso alcohólico
Y flotó por el aire cual si fuese un pájaro
Y terminó en el suelo como un bulto fláccido
Y agonizó en el medio del paseo público
Murió a contramano entorpeciendo el tránsito

Amó aquella vez como si fuese el último
Besó a su mujer como si fuese única
Y a cada hijo suyo cual si fuese el pródigo
Y atravesó la calle con su paso alcohólico
Subió a la construcción como si fuese sólida
Alzó en el balcón cuatro paredes mágicas
Ladrillo con ladrillo en un diseño lógico
Sus ojos embotados de cemento y tránsito

Sentóse a descansar como si fuese un príncipe
Comió su pan con queso cual si fuese el máximo
Bebió y sollozó como si fuese máquina
Danzó y se rió como si fuese el próximo
Y tropezó en el cielo cual si oyese música
Y flotó por el aire cual si fuese sábado
Y terminó en el suelo como un bulto tímido
Agonizó en el medio del paseo náufrago
Murió a contramano entorpeciendo el público

Amó aquella vez como si fuese máquina
Besó a su mujer como si fuese lógico
Alzó en el balcón cuatro paredes flácidas
Sentóse a descansar como si fuese un pájaro
Y flotó en el aire cual si fuese un príncipe
Y terminó en el suelo como un bulto alcohólico
Murió a contromano entorpeciendo el sábado

Por ese pan de comer y el sueldo para dormir
Registro para nacer, permiso para reir
Por dejarme respirar y por dejar de existir
Dios le pague

Por esa grapa de gracia que tenemos que beber
Por ese humo de gracia que tenemos que toser
Por los andamios de gente para subir y caer
Yo les pagué

Por esa arpía que un día nos va a dudar y escupir
Y por las moscas y besos que nos vendrán a cubrir
Y por la calma postrera que al fin nos va a redimir
Dios le pague



Francisco Buarque de Hollanda "Chico Buarque"
Del álbum "Construção" 1971

Nació en Río de Janeiro, Brasil 1944. Poeta, músico y dramaturgo.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Soledad Castresana




las mamás


¿te acordás
de esa vez que bañábamos
a los pollitos con champú?

les fregábamos las alas
y los hundíamos en el balde
para enjuagarles la espuma

¿te acordás?
los pusimos a secar al sol
sobre las lajas
piaban bajito
olían a algas marinas

uno a uno
despacio
empezaron a morir

¿te acordás?
pasamos el día
llorando a esos hijos
que no habían soportado
tanto amor




un entierro


todas las noches
encerrábamos a los charitos
en el gallinero

una mañana cedió el tejido
y un revoltijo de plumas
se nos pegó a los ojos

en el patio de la capilla
enterramos los huesos
las patas los picos
hicimos guirnaldas de flores
sobre las tumbas
clavamos cruces
de varillas y alambre

las manos cubiertas de ampollas
rezamos
lloramos

más tarde sacamos
las cruces
y las usamos de espadas



Soledad Castresana
De "53" poesía argentina del siglo XXI - Editorial Municipal de Rosario - 2015
       70

Nació en Intendente Alvear, 1979, La Pampa. Es Licenciada en letras por la Universidad del Salvador.

Fotografía extraída: http://lamanzanaenelgusano.blogspot.com.ar/2008/07/soledad-castresana.html


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Jorge de la Vega




La hora de los magos

Es la hora de los magos,
todo de golpe es perfecto
y todos por fin consiguen
lo que siempre fue su sueño.

Una casa para el pobre,
el rico fama y talento,
el chico se vuelve grande,
la delgada saca pecho.
Cada terreno baldío
crece con un rascacielos,
en los platos hay manjares,
cada hueso con su perro.

Cada bruja con su escoba,
cada cura con sus rezos,
cada loco con su tema,
cada vieja con su viejo.

Manos para cada calle
y piernas para los rengos.
Y en cada rincón del mundo
se hace cierto el padre nuestro.

La redención de la carne,
resurrección de los muertos
y el perdón de los pecados
han sido todo un suceso.

Nadie mas trabaja nunca
si no lo hace como un juego,
hay regalos a patadas
y se libera a los presos.

No hay mas disturbios raciales,
baja el dólar, sube el peso,
si alguno quiere morirse
debe esperar a ser viejo.

Se acabó la guerra fría
y empezó la de los besos
y la luna, de repente,
se hizo de miel en el cielo.

Y es muy fácil comprobar
que es verdad lo que les cuento
pues quien canta esta canción
es mudo de nacimiento.

Es la hora de los magos
todo de golpe es perfecto…


______________________



Inadaptación

Esta canción es para usted
que vive más tranquilo
si toma té de tilo.

Esta canción es para usted
que conserva el estilo
a fuerza de café.

Es para los que,
con aspirina, revivimos
si el ánimo declina.

Para los que, con uso moderado
de alcohol y nicotina,
nos hemos adaptado.

Nos adaptamos a estar contentos
aunque la mufa vaya por dentro,
nos adaptamos a hacer aspavientos
de tener mucho, aunque sea cuento.

Nos adaptamos a estar sonrientes
aunque seamos indiferentes,
nos adaptamos a los parientes,
a los ministros y al presidente. 

Nos adaptamos a nuestro empleo
aunque no sea lindo ni feo,
nos adaptamos a pasar el invierno
aunque el invierno resulte eterno.

Nos adaptamos a cualquier cosa
mientras no sea muy espantosa,
nos adaptamos sin preguntarnos
para qué cornos adaptarnos.

Esta canción es para usted
que vive tan tranquilo
sorbiendo té de tilo.

Esta canción es para usted
que conserva el estilo
a fuerza de café.

Pero hay que proceder con impaciencia
y controlar las dosis de prudencia,
pues puede que un buen día de repente
cambie todo y tengamos que empezar
nuevamente.

Y readaptarnos a estar contentos
aunque otra bronca vaya por dentro,
y readaptarnos a hacer espamento
no tener guita y andar sin vento.

Y readaptarnos a estar sonrientes
aunque sigamos indiferentes,
y readaptarnos a otro intendente,
y a otros ministros y presidentes.

Y readaptarnos a un nuevo invierno
que no mejore las cosas un cuerno,
y readaptarnos a un nuevo trabajo
que tampoco nos interese un carajo.

Y readaptarnos a ser cualquiera
menos el tipo que uno debiera,
y readaptarnos sin preguntarnos
cuándo empezamos a recontrarreadaptarnos.

Esa canción es para usted,
prefiere una dimetil amino fenil pemetil
pirazolona
o un toque de rapé.



Jorge de la Vega 
(1930-1971) - Artista plástico - Cantautor



www.jorgedelavega.com/

domingo, 5 de noviembre de 2017

Liliana Felipe





Probadita de Eternidad


Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me beses toda.
Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me toques todas
las partes del alma y del cuerpo y del cuerpo sin alma también.

Para ver mis ojos lamiendo tus ojos
para ver tu ombligo
que será, será, será el testigo
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar,
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar.

Habrá que traducirlo como a los silencios,
habrá que masajearlo como a las orejas,
habrá que silenciarlo como a los abismos,
habra que sumergirlo como a las fritangas,
habrá que tolerarlo como a las cajeras,
habrá que respetarlo como a las ballenas,
habrá que recordarlo cuando se nos olvide,
habrá que comprimirlo cuando se nos dilate,
habrá que triturarlo como a los impuestos,
habrá que programarlo como a los placeres,
habrá que calentarlo como a las tortillas,
habra que contemplarlo como al infinito.

Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me beses toda.
Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me toques todas
las partes del alma y del cuerpo y del alma sin cuerpo también.

Para ver mis ojos lamiendo tus ojos
para ver tu ombligo
que será, será, será el testigo
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar,
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar.

Habrá que traducirlo como a las ballenas,
habrá que masajearlo como a las cajeras,
habrá que silenciarlo como a los olvidos,
habrá que sumergirlo cuando se nos dilate,
habrá que tolerarlo como a las fritangas,
habrá que respetarlo como a las tortillas,
habrá que recordarlo como a los impuestos,
habrá que comprimirlo como al infinito,
habrá que triturarlo como a los silencios,
habrá que programarlo como a los abismos,
habrá que calentarlo como a los placeres,
habrá que contemplarlo como a las orejas.

Habrá que traducirlo como a los olvidos,
habrá que masajearlo cuando se nos dilate,
habrá que silenciarlo como a las fritangas,
habrá que sumergirlo como a los abismos,
Habrá que tolerarlo como a los impuestos,
habrá que respetarlo como a los silencios,
habrá que recordarlo como a las ballenas,
habrá que comprimirlo como a los placeres,
habrá que triturarlo como a las cajeras,
habrá que programarlo como al infinito,
habrá que calentarlo como a las orejas,
habrá que contemplarlo como a las tortillas.

Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me beses toda.
Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me toques todas
las partes del alma y del cuerpo y del cuerpo sin alma también.





Liliana Felipe
Del álbúm "Vacas sagradas" 2014Ediciones El Hábito (CD).



Nació en Las Varillas, Córdoba en 1954 y al año de edad emigra con toda la familia a Villa María.
Reside en Mexico, es compositora, pianista y cantante.


https://es.wikipedia.org/wiki/Liliana_Felipe

sábado, 28 de octubre de 2017

Tamara Domenech





Jardín


Estoy en el jardín de la casa.
Yo a mi mamá, ¿por qué tenés esa cara?
Yo a mi hermana, ¿por qué actuás con disgusto?
Mi mamá a mí, es tu permanente saltar por los rincones.
Mi hermana a mí, ¿no podés venir algún día y sentarte a la mesa?
Mi mamá a mí, sos una exaltación. Explicame.
Yo a ellas, son las posturas de la alegría.
Mi tía a mí, tu madre tiene razón. Hay algo desmedido en tus movimientos.
Yo a mí tía, creía que tu cara explicaba lo contrario. Querés quedar bien.
Mi hermana a mí, en el jardín las palabras necesitan quietud.
Yo a ellas, es increíble.
Mi mamá a mí, los movientos de tus piernas nos marean.
Mi hermana a mí, escuchá.
Mi tía a mí, te tenemos un amor incondicional.
Mi tía a mí mamá, se va.
Yo salgo a un camino ondulado que a lo lejos me hace ver
siluetas de fósforos encendidos.





Regalo


Me sorprendo de recibir un regalo un día común.
Cruzo la calle y veo mi nombre escrito en negro y rojo.
O así lo creo yo 
las ganas de encontrarlo.
Una bolsa de nylon de la que se desprenden pétalos de rosas a través de los rasguños de un gato.
¿Estará el animal adentro sobre un acolchado de flores deshojadas?
El perfume no es de envoltorio
y el misterio comienza a desvanecerse.
Es una bolsa de la no vida 
de los jardines de las casas aledañas.
Podría buscarla y depositarla en la vereda para depararle otro destino al cuidado de las llantas de los autos.
Pero no.
Es un regalo para ser contemplado en su destrucción como una piñata de cumpleaños.
Y me siento en un cajón de manzanas hasta que estalla mi nombre con la forma de una princesa que, con un cigarrillo en la mano, inventa un camino contrario al que iba.




Tamara Domenech
De "53" poesía argentina del siglo XXI - Editorial Municipal de Rosario
       70

Nació en 1976 en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires, es Licenciada en Comunicación Social en la UNLP. Reside en Capital. Dirige el sello Ediciones Presente.




Pintura: www.boladenieve.org.ar/artista/20720/domenech-tamara

jueves, 12 de octubre de 2017

Mario Benedetti




Corazón coraza


Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.




Mario Benedetti
Nació en Paso de los Toros, 1920, murió en Montevideo, 2009 (Uruguay)




Interpretación: Estudio Coral Meridies, Dir. Virginia Bono
Obra de la compositora cubana Beatríz Corona, sobre el poema de Mario Benedetti.

lunes, 2 de octubre de 2017

Yutaka Hosono





Flor, la otra cara



Si yo tuviera una lengua de mariposa,
entraría en ti más y más profundamente
y te chuparía todo el amor.

Pero mi lengua es corta y plana,
por lo que sólo lamo esmeradamente los pétalos
y ando impaciente por el pistilo.

Sólo llego a un punto en el que aguardo,
mi Musa que se aleja de mí, y a pesar de ello,
viene apareciendo ante mis ojos cerrados algo sublime.

Es como las nubes, se transfiguran constantemente,
en montañas, en sueños, en alas de mariposas que atraviesan el océano,
y a veces en dos cuerpos que se aman.

Hasta donde me sea posible acerco la nariz y la boca
a la flor que se sostiene entre las piernas atléticas como de una adolescente,
aspiro lentamente el olor húmedo y nostálgico de la tierra natal.

“Ésta es mi otra cara”, tú murmurando,
te quedas liberada.
¿Eres mi madre?

Es como si yo lo saboreara por completo con mi lengua.
Pero tú que estás siempre lejos,
como los pechos muy distantes




Yutaka Hosono
Yokohama, 1936.


Estudió español en la Universidad de Tokio y durante más de cuatro décadas trabajó en Brasil, Bolivia y México donde tradujo al japonés numerosos poetas españoles y latinoamericanos.


Ilustración: María Jesús Alvarez - http://yisuss.blogspot.com.ar/2013/08/japonesas.html



domingo, 17 de septiembre de 2017

Alejandra Pizarnik





Sentido de su ausencia

          si yo me atrevo
          a mirar y a decir
          es por su sombra
          unida tan suave
          a mi nombre
          allá lejos
          en la lluvia
          en mi memoria
          por su rostro
          que ardiendo en mi poema
          dispersa hermosamente
          un perfume
          a amado rostro desaparecido




Anillos de ceniza

A Cristina Campo
          Son mis voces cantando
          para que no canten ellos,
          los amordazados grismente en el alba,
          los vestidos de pájaro desolado en la lluvia.

          Hay, en la espera,
          un rumor a lila rompiéndose.
          Y hay, cuando viene el día,
          una partición de sol en pequeños soles negros.
          Y cuando es de noche, siempre,
          una tribu de palabras mutiladas
          busca asilo en mi garganta,
          para que no canten ellos,
          los funestos, los dueños del silencio.



Madrugada

          Desnudo soñando una noche solar.
          He yacido días animales.
          El viento y la lluvia me borraron
          como a un fuego, como a un poema
          escrito en un muro.




Reconocimiento

          Tú haces el silencio de las lilas que aletean
          en mi tragedia del viento en el corazón.
          Tú hiciste de mi vida un cuento para niños
          en donde naufragios y muertes
          son pretextos de ceremonias adorables.




Alejandra Pizarnik
De" LOS TRABAJOS Y LAS NOCHES"



Avellaneda, 29 de abril de 1936 - Buenos Aires, 25 de septiembre de 1972.
Poeta y ensayista




Fotografía extraída: http://elcoloquiodelosperros.weebly.com/artiacuteculos/alejandra-pizarnik-las-palabras-rotas:






martes, 5 de septiembre de 2017

Mariel Monente





Comodoro


Para ir a Comodoro
¿con qué traje me visto,
de qué desnudez previa sucumbo erizada?
para ir
a Comodoro
me ato de vientos la cintura
Me labro de canales
me descuido
destruyo mentiras al amanecer  y
me descalzo
convierto mis pezones en la pesada carga
de lo amamantado
para ir
a Comodoro
busco la cruz del sur
con mi ceguera de emperatriz caída en desgracia
porque para ir
no es necesario algodón en los oídos
ni tiaras en el pelo
sólo masticar arena flotando en el abdomen de ella
y dejarse llevar
hasta las escolleras

y si voy y
si algún día voy
al final
en el extremo
sin vueltas atrás interrogaré a las olas
(alguien debe decirme por qué quieren llevarme
hasta el instinto
en las medusas fluorescentes que no vi)
y si voy y
si algún día voy con la carga inquieta que me explaya
ascenderé al Chenque escamoteando mi sombra al mediodía
y allí tal vez grite mi nombre,
el que tuve,
hasta que mi voz se pierda
en su bruma.


A Carmen



Mariel Monente
Argentina – 1961



De: casa ciega - Ed: El Mono Armado – 2016

Publicó libros de poesía, cuento y teatro. Poesía: “Donde Anido” (2011); “Cordel” (2014); “Sombra de cóndor” (2014); “Lo que precipita” (2014); “Sutura” (2014); “acaso lo fugaz” (2015); “Sutura” selección de poemas.


Imagen de cabecera extraída de: diariocronica.com

lunes, 21 de agosto de 2017

Sara Teasdale





Sólo en el sueño


Sólo en el sueño veo sus rostros,
Niños con los que jugué en la infancia,
Louise vuelve con su pelo marrón trenzado,
Annie con sus rizos dorados y salvajes.

Sólo en el sueño el tiempo se olvida -
¿Qué habrá sido de ellos, quién puede saberlo?
Sin embargo, anoche jugamos como antaño,
Y la casa de muñecas seguía al pie de la escalera.

Los años no habían cambiado sus caras suaves y redondas,
vi sus ojos y los hallé tiernos -
¿También ellos, soñarán conmigo?, me pregunto,
¿Y para ellos, también seré un niño?



Only in Sleep


Only in sleep I see their faces,
Children I played with when I was a child,
Louise comes back with her brown hair braided,
Annie with ringlets warm and wild.

Only in sleep Time is forgotten —
What may have come to them, who can know?
Yet we played last night as long ago,
And the doll-house stood at the turn of the stair.

The years had not sharpened their smooth round faces,
I met their eyes and found them mild —
Do they, too, dream of me, I wonder,
And for them am I too a child?




Sara Teasdale
(San Luis, 8 de agosto de 1884 – Nueva York, 29 de enero de 1933) fue una poetisa lírica estadounidense




Música: Ēriks Ešenvalds
Coro: Trinity College Choir

miércoles, 16 de agosto de 2017

Juan Manuel Roca




Carta en el buzón del viento


Sin saber para quién,
Envío esta carta en el buzón del viento.
Oscuros hombres han merodeado a mi puerta
Con gabanes abultados por la escuadra de una lugger,
Y en la noche, mientras leía a mis viejos poetas enlunados,
Una región de sombras ha roto mi ventana.

No son duende.
No son fantasmas los habitantes de este ebrio rincón del mundo,
Y sin embargo,
Nos hemos visto dando nombres propios a un vacío:
Hay un poblado de hombres desaparecidos
Y es frecuente escuchar en las calles y en los bares
A las gentes que hablan de abandonar un país como un barco que naufraga.

Sin saber para quién,
Escribo esta carta puesta en el buzón del viento,
Desde una nación donde alguien proscribe el sueño,
Donde gotea el tiempo como lluvia envilecida
Y la risa es condenada por traición a los espejos.

No sé a quién pedirle que abra su ventana
Para que entre esta carta puesta en el buzón del viento.



Juan Manuel Roca
De "Los rumbos del viento" - Trilce Ediciones (Antología de Poesía) 2005



Nació en Medellín, Colombia (1946).


Pintura: El viento - Vladimir Kush.
(extraído: https://es.slideshare.net/jcfdezmx4/pinturas-de-vladimir-kush-1202009

lunes, 7 de agosto de 2017

Roberto Juarroz




20


Llueve sobre el pensamiento.

Y el pensamiento llueve sobre el mundo
como los restos de una diezmada red
cuyas mallas no aciertan a encontrarse.

Llueve adentro del pensamiento.

Y el pensamiento resbala y llueve adentro del mundo,
colmando desde el centro todos los recipientes,
hasta los más guardados y sellados.

Llueve bajo el pensamiento.

Y el pensamiento llueve bajo el mundo,
borrando los cimientos de las cosas,
para fundar de nuevo
la habitación del hombre y de la vida.

Llueve sin el pensamiento.

Y el pensamiento
sigue lloviendo aun sin el mundo,
sigue lloviendo sin la lluvia,
sigue lloviendo.




Roberto Juarroz
De "Cuarta poesía vertical" 1969 - POESÍA VERTICAL 1958 /1982  - EMECÉ



Argentino (1925 – 1995)


Imagen extraída: http://www.quo.es/ser-humano/murales-callejeros

sábado, 29 de julio de 2017

Facundo Cabral



Me gusta la gente simple


Me gusta la gente simple
aunque yo soy complicado
la gente de casa pobre
y corazón millonario

La que todavía suda,
la que se rompe las manos,
la que se juega la vida por el pan de sus hermanos

Me gusta la gente simple
que al vino le llama vino,
la que al pan le llama pan
y enemigo al enemigo

La que se da por entero y no tiene intermediarios
la que comparte conmigo el respeto a los milagros

Me gusta la gente simple,
que se levanta temprano,
porque hay que limpiar la calle,
pintar el frente al mercado,
bajar del camión la fruta,
repartir los telegramas,
servir el café, la sopa, pescar,
embolsar la papa,
cortar el árbol preciso para hacer una guitarra
con la que un día el cantor, caminará por la patria
contando la gente simple,
que sin ella no hay nada,
ni siquiera la milonga
que en el mundo me declara

Me gusta la gente simple
que hace la silla y la mesa,
los zapatos de mi madre,
el vestido de Teresa

La que ríe fácilmente,
la que fácilmente llora,
la que inocente confía
que un día cambien las cosas

Me gusta la gente simple
aunque yo soy complicado.




Facundo Cabral
Nació en La Plata, Buenos Aires, 22 de mayo de 1937​. Falleció en Guatemala (2011).



Fue un cantautor, poeta, escritor y filósofo argentino.


sábado, 22 de julio de 2017

Carlos Aprea




Mainstream


El finado tío Pepe,
tensionado, mientras giraba
la terraja sentenció:
esta peste del rock pasará pronto,
estaba seriamente convencido,
igual que sus ingenieros: las fuerzas morales
prevalecerán, auguraba por el 71.
Yo cruzaba los dedos y escondía
el último de Zeppelin. En casa
el transgresor había sido el uruguayo Sosa
y se había muerto por los excesos
de la noche, ahora los mayores soportaban
Alta Tensión como las moscas.
El cambio climático ha sido en estos años
una dura realidad para la especie.
En las casas ocupadas del barrio,
en los autos tuneados que pasan alardeando:
reguetón o alguna cumbia nueva, ahora
que son días de fiesta.
Yo, que no estoy convencido
de casi nada, escucho en casa
los viejos vinilos.
Pasaron de moda pero no de mí.
Otra pelea de pobres contra pobres,
siempre lejos de la corriente principal.




El agua y el aceite


En  las manchas del colchón
habita oculto el pasado.
Mientras vamos a la escuela
las putas de la vuelta de casa,
madre e hija, salen a saludarnos
desde la tapera del fondo,
una pintura de Molina Campos,
ballenas voluptuosas, pintarrajeadas,
con toda la resaca de la madrugada.
En el recreo los más grandes
dicen que la rubia tiene uterina,
Martita. desde su pupitre
se ladea, levanta el guardapolvo
y pide que nos despidamos de ella
autobiografiándole los glúteos.
Doña Martina ve nuestros pecados
en el aceite vertido sobre el agua.
Las gotas se estiran sobre el plato.
Estás ojeado, nene. Te lo están mirando
mucho las mujeres, Teresa.



Carlos Aprea
De "Villa Elvira"  -  Pixel Editora   (2014)



Nació y reside en La Plata, Buenos Aires. Es escritor y actor.

Imagen extraída: http://60let.com/2015/04/07/trend-researcher-to-be-against-the-mainstream-now-fully-mainstream-2/

miércoles, 5 de julio de 2017

Leopoldo Castilla




ANIMAS


A Anibal Alfaro



Un silbido largo,
haraposo, final,
le hace un tajo a la tarde.
Alguien dice: "son ánimas".

         Y el niño que oye todo
sabe que el día que resta
colgará boca abajo
desinflándose
como una camisa en la soga de la ropa,
que no caerá la noche en la ciudad
hasta que se sepa
el nombre de ese muerto
que vino a desterrarnos.

No hay sutura
           de
                 tiempo
                          en
                                 tiempo.

Los hombres no se alarman. A veces
pasan por aquí
bandadas de otro mundo.




EL HUESPED


A Pilar Becerra

No puede salir
            sin herirse
                         de las indefensas nubes.

Los amigos le dejan un rincón,
que haga noche en su pantano
como un muerto al que le dura
                        un agua enferma

y él arranca ramas de su desiquilibrio
construye un cubil
hasta que vuelva el día
y le vengue los ojos.

Mientras la oscuridad lo cicatriza

fuera
           sólo
                     lo inhumano amanece.



HOMBRE EN EL UMBRAL


A Edmundo del Cerro

Empantanado en su propio pelo
desnudo en sus cinco pantalones
grasoso
comido por sus dientes
hundido en el umbral
                       tiene un solo recuerdo.

                       La vida pasa

sólo él
            nace y nace
                        y no sale

nace y nace
            y no entra.



Leopoldo Castilla
De "NUNCA" - Ediciones Último Reino (2001)

Primer Premio de Poesía, Fondo Nacional de las Artes 2000


Nació en Salta, 1947.

jueves, 15 de junio de 2017

Rodolfo Alonso




De "EL JARDIN DE ACLIMATACION"


Amore

            la mano rápida y feliz
            abrió un aire demente

            la mano lenta canta en la boca del mundo

            clima suntuoso y fértil
            donde las bellas nadadoras
            beben
            al borde del silencio




Querer es poder

                          desnudos
                          ante la noche o la miseria
                       
                          la mirada sangrante
                          hace la luz del día



Magdalena o el amor victorioso

                                 compañera

                                 ya no me duele el día

                                 mujer

                                 contigo nace
                                 mi voz
                                 la rama intensa
                                 el viento
                                 de tu nombre

                                 todo cae
                                 sobre mí

                                 el cielo
                                 el sur
                                 tu noche de dos alas

                                 tu eternidad

                                 el fuego
                                 de esa guitarra
                                 que ayer
                                 temblaba
                                 sola




De "HABLAR CLARO"



El desdichado

            Qué desoladamente desolado
            te has quedado en la plaza,
            niño, en el baldío
            silencio de tu misma voz,
            fría y sin brillo ahora.

            La tarde se ha alejado vanamente
            de tus ojos, arena,
            ya sin alrededor, ni más, ni nunca.
            ¿Es que en los míos
            vas a quedarte quieto para siempre?
            ¿Qué esperabas allí, sentado, solo?
            Que vinieran a darte,
            a buscarte, a decirte?
            ¿Qué esperabas,
            pequeño y desgarrado solitario,
            sangre mía, ausencia
            de todo el mundo? ¿Qué esperabas?
         




Rodolfo Alonso
Antología consultada de la JOVEN POESIA argentina. 1968.
Compañía general FABRIL EDITORA S. A.

Nació en Buenos Aires, 1934. Poeta, traductor y ensayista.


Fotografía extraída: http://www.eduvim.com.ar/blog/rodolfo-alonso-vivir-es-rotundo-por-jorge-monteleone

domingo, 4 de junio de 2017

María Elena Walsh




La clara fuente

Traducción y adaptación por :
María Elena Walsh 


Al agua de una fuente
un día me acerqué
buscando la frescura
para calmar mi sed.

Te quise toda la vida
y nunca te olvidaré.

Debajo de una encina
me adormecí después.
Un ruiseñor cantaba
acompañandomé.

En lo alto de una rama
cantaba por placer.
Ay, quién tuviera el alma
del ruiseñor aquel.

Alguien ya no me ama
por culpa de un clavel
que me pedía siempre
y nunca le corté.

Cuando el clavel marchito
florezca como ayer,
será posible entonces
que me ames otra vez.



À la claire fontaine
(canción tradicional francesa)

María Elena Walsh
(1939-2011)  poeta, escritora, música, cantautora, dramaturga y compositora argentina.



Interprete, Jairo del álbum: Anthologie des titres francais



jueves, 1 de junio de 2017

Jaime Sabines





Tlatelolco 68


5


Habría que lavar no sólo el piso: la memoria.
Habría que quitarle los ojos a los que vimos,
asesinar también a los deudos,
que nadie llore, que no haya más testigos.
Pero la sangre echa raíces
y crece como un árbol en el tiempo.
La sangre en el cemento, en las paredes,
en una enredadera: nos salpica.
nos moja de vergüenza, de vergüenza, de vergüenza.

Las bocas de los muertos nos escupen
una perpetua sangre quieta.




Jaime Sabines
México (1926 – 1999)



De: Uno es el poeta – Antología
Ed. Visor de poesía – Edic. de Carmen Alemany Bay – 2003



Imagen extraída de: www.jairdbz3.blogspot.com.ar

jueves, 18 de mayo de 2017

Claudio Giovanni Monteverdi




Un dulce tormento


Tan dulce es el  tormento
que tengo en el pecho,
que vivo contento
por la cruel beldad.
En el cielo de la belleza
crece la arrogancia
y falta piedad:
Siempre cual roca
contra la ola del orgullo
mi fe se hallará.

La vana esperanza
dirige mis pasos.
Ni alegría ni paz
descienden a mí.
Y la impía que adoro
me niega el consuelo
de su misericordia:
En el dolor infinito,
en la esperanza traicionada
vivirá mi fe.

Entre el fuego y el hielo
no tengo reposo.
En la puerta del Cielo
reposo hallaré.
Si el golpe mortal
de una rígida flecha
me hiere el corazón,
cambiando mi suerte
con el dardo de muerte
mi corazón sanará.

Si llama de amor
jamás sintió
ese duro corazón
que el corazón me robó,
si me niega piedad
la dura belleza
que mi alma encantó:
puede que doliente,
arrepentida y lánguida
un día suspire por mí.





Sì dolce è’l tormento


Si dolce è'l tormento
Ch'in seno mi sta,
Ch'io vivo contento
Per cruda beltà.
Nel ciel di bellezza
S'accreschi fierezza
Et manchi pietà:
Che sempre qual scoglio
All'onda d'orgoglio
Mia fede sarà.

La speme fallace
Rivolgam' il piè.
Diletto ne pace
Non scendano a me.
E l'empia ch'adoro
Mi nieghi ristoro
Di buona mercè:
Tra doglia infinita,
Tra speme tradita
Vivrà la mia fè.

Per foco e per gelo
Riposo non hò.
Nel porto del Cielo
Riposo haverò.
Se colpo mortale
Con rigido strale
Il cor m'impiagò,
Cangiando mia sorte
Col dardo di morte
Il cor sanerò.

Se fiamma d'amore
Già mai non sentì
Quel riggido core
Ch'il cor mi rapì,
Se nega pietate
La cruda beltate
Che l'alma invaghì:
Ben fia che dolente,
Pentita e languente
Sospirimi un dì.




Claudio Giovanni Monteverdi
(1567-1643)



Compositor, gambista y cantante italiano. Marcó la transición entre la tradición polifónica y madrigalista del siglo XVI y el nacimiento del drama lírico y de la ópera en el siglo XVII.


Sì dolce è’l tormento es un sencillo pero maravilloso y peligrosamente pegadizo madrigal, publicado en 1624 en Venecia


Interpretación: Marco Beasley - Accordone Ensemble

jueves, 11 de mayo de 2017

Ana Romano





Antesala


La mano sustituye la flotación
El acecho
descifra asperezas
mientras las bendiciones
arrebatan lágrimas
apacibles

El sillón preserva
ese vínculo que emigra
y en el abandonarse
musita:

ya vienen por mi.




Trazos


Calle
ríspida
en la que amanece

Fluctúan
los pasos

Desgalichado
un perro

El niño
desde su ventana
condena

Vestigios intransferibles
del barrio.




Purificación


Recostada en las fotos
la memoria
El adulterio
aplasta y engalana
la intensidad
En el desnivel del camastro
las visiones recortadas
se diluyen en la simetría de las paredes
y la sangre destila
la nostalgia.



Ana Romano
De " Zumbido de guirnaldas"   - Ediciones La Luna Que (2016)



Nació en Córdoba, 1944,. Reside en la ciudad de Buenos Aires. Es profesora de Francés.


Pintura extraída: https://es.aliexpress.com/popular/ballerinas-painting.html

viernes, 28 de abril de 2017

Jorge Fandermole




Canto versos


Si pienso en algo para decir,
si pienso en alguien por quien vivir,
si casi nada se tiene en pie
y este segundo ya se nos fue;
si en la mirada dura un fulgor
atravesando tanto dolor
yo canto versos de mi sentir
y los condeno a sobrevivir.

Donde parece el sol no alumbrar,
donde se muere de soledad,
en lo más hondo de esta quietud,
donde ocultó la sangre la luz;
donde agoniza un ángel guardián
y se nos pudre el agua y el pan
yo canto versos del corazón
y los enciendo en una canción.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.

En lo invisible de la ciudad,
donde se ocultan odio y verdad,
donde las bocas de un niño gris
corren sonámbulas tras de mí;
la infortunada noche que un Dios
arrepentido nos olvidó
yo canto versos de furia y fe
pa' que me ayuden a estar de pie.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.
Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
qué más hacer con palabras deshabitadas
sino cantar.



Jorge Fandermole



Del album "Navega" 2002
Nació en Pueblo Andino, provincia de Santa Fe, Argentina, en 1956.
Autor, compositor, intérprete y docente de música.

Jorge Fandermole : Voz y Guitarra
Carlos Aguirre : Piano, Acordeón y Voz
Fernando Silva : Bajo Fretless
Juancho Perone : Percusión

domingo, 23 de abril de 2017

Juan Gelman





Vejeces


Del poema viejo sale
un olor a nunca fue.
Eso duele y es
lo único vivo del poema
que fue. La alegría de la
llovizna no lo moja, ni
recibe sol cuando hay sol.
Esta herida se lee a sí misma
a la sombra de un recuerdito.
El cielo pasa mudo
sobre versos que ya.




La voz

A Mara


La voz que viene del pasado
marca su sitio en la vendimia de sal.
El sueño a ras
es un paisaje donde
la voz empuja al viento
de la batalla que cesó.
Es un distrito de la ceguera,
una escritura que arde en la pared.
Prendete al aire vacío
hay palabras en la costa. La voz
es una cabellera suelta
sobre la vida intacta.




Juan Gelman
Argentino (1930 – 2014)


De: País que fue será - Ed. Página 12 – Seix Barral – 2012





miércoles, 12 de abril de 2017

Leopoldo "Teuco" Castilla



El amanecido


¿Qué estaré siendo yo de este lugar
que ha parido la presa de su cacería?
Entenado de mis muertos
llevo una flor a su caridad
para que vuelva en mí esta comarca,
pero es tarde,
el cielo envejeció
y el espacio ha crecido demasiado.
He gozado todos los sonidos,
me he dejado llorar
por ojos difuntos,
he besado a mi época en la lengua
y a esta altura
soy el cielo de mis fornicaciones
y la intemperie donde flameo, inhumano.
Entro a la tormenta de la casa vacía
y lluevo largamente,
con la copa en las raíces,
asfixiado por el aire,
y, enguantado por mi oscuridad,
pudro mi leña,
eyaculo el escenario,
pierdo los papeles, tacho la luz,
lastimo la función.
Los otros no saben que están dentro
de un día que no amaneció,
el que me he robado
mientras del suero de mi cerebro
se amamantaba la noche
cuando yo tiraba mis huesos al aire
y ni la muerte los reconocía.
Tengo dentro
un salto de pájaro espantado,
un niño helado en su futuro,
un camino que no deja de ir
y un árbol inmóvil
soltando frutos oscuros.
No hay contemplación: mi limosna es mi cuerpo.
Ya no me sirve el universo
ni le sirvo yo.
Hacia una luz inválida se va el día.
Y no me lleva.
Donde yo duermo, trinan como perras,
mendigas, las palomas.



Leopoldo "Teuco" Castilla
Argentino – 1947

Resultado de imagen para Leopoldo "Teuco" Castilla

De: El amanecido – 2005


Imagen extraída: www.sinmordaza.com/noticia/355096-se-presenta-cinco-ficcion-fisica.html


domingo, 2 de abril de 2017

Lucina Alvarez de Barros




Metamorfosis


La madera se enloqueció de fórmica.
Desapareció la grieta
el olor
el codo consabido
la palabra en el hueco de la mano
el ojo nostalgioso mirando un punto fijo.
Un pringoso carnaval fosforescente
me robó
aquel cielo poblado de maníes
algún gesto color de madrugada
y este perfil de humo
que tiene miedo
que le fusilen el futuro.



Lucina Alvarez de Barros
Argentina (1945 – 1976)


Nació en León, España,  y se naturalizó argentina. Desaparecida en 1976.

Poeta y profesora. Colaboró en varias revistas de la época: Momento, Juguete rabioso y Buenos Aires tango.


Imagen extraída: http://poesiadelamatanza.blogspot.com.ar

miércoles, 29 de marzo de 2017

Jordi Savall, Ferran Savall, Arianna Savall


"Canarios - Improvisation" Anonymos (ca. 1550)




Aus dem Dokumentarfilm: Jordi Savall und die Stimmen der Gambe / Jordi Savall et les voix de la viola

lunes, 20 de marzo de 2017

Juan Cunha








El porqué de ciertas palabrotas (I)



Porque puestos a ver las relaciones
Que aún nos aúnan Palabra a estas alturas
Habrán de parecerte un tanto impuras
Si tal vez te relaje en mis renglones

Entre choques insultos pescozones
Se han de arrugar verás muchas linduras
Al menos entre apuros y apreturas
Me has de oír carajear a borbotones

Qué te queda dirásme a ser sincero
De aquel inocentón decir primero
Voz tibiecita toda temblorosa

Pues hoy es la patada el manotazo
La mordedura  el golpe el arañazo
Y entre tales lindezas va la cosa.



El porqué de ciertas palabrotas (II)



Le mires desde dentro o desde fuera
En todo mirás duro encontronazo
Que insulto va y viene salivazo
Y es lo que ves a diario y dondequiera

Si la disputa arrecia y como quiera
Que ha sido más o menos siempre el caso
La violencia te sale a cada paso
Y violento se vive aunque no quieras

Ya las palabras ves no son aquéllas
Que volaban de pájaros a estrellas
Y que de siempre puso la poesía

Hoy sumale a una vida devaluada
Carencias decadencia y carestía
Y a ver si te mandás flor de puteada.




Juan Cunha
De "Alta marea y otros poemas" - Ed. CEAL – 1983



Uruguayo (1910 – 1985)


Autodidacta,  desarrolló parte de su obra con elementos del surrealismo, mezclando estrofas clásicas con un estilo propio que identificó siempre sus versos.
Su obra poética se inicia con : "El Pájaro que vino de la noche" (1929) y luego "Guardián oscuro" (1937); "Cuaderno de nubes" (1945); "Variación de Rosamía" (1952); "Niño solo" (1956);  “Tierra perdida" (1959); "A eso de la tarde" (1961); "Pastor perdido" (1966); "De cosa en cosa" (1968); "Palabra cabra desmandada" (1971); "Enveses y otros reveses" (1981); "Plurales" (1984) y "Árboles" (1985). Murió en Montevideo


Obra: S/título – Silvia López Bravo (Uruguay)

domingo, 12 de marzo de 2017

Ane Santiago





No duele


Podría admitir en voz baja
mi pánico frente al fallo.
Que la variable no exacta
sea también la que llegue
a desequilibrar el sistema.

Y entonces…
entonces estoy yo.
Quieta y asustada en una esquina,
como siempre.
Con diez años todavía,
el pecho hinchado,
los ojos rojos,
poniendo cara de fuerte:
“No duele, Ama.
No duele”.
Y al final casi me creo
que deja de doler.




Qué puteada

Que te quieran tanto
pero no sepan cómo.



5

Te fuiste,
le puse febrero a tu nombre,
y a ti fecha de caducidad.
Que seas un mes malo al año
siempre será mejor que perderte.




Ane Santiago
España – 1994

De: Cartas a ninguna parte - Ed. Montena – 2016


Nace en Vizcaya y vive hasta sus nueve años en Burgos, mudándose entonces a Barcelona, donde reside actualmente. En 2010, a la edad de 16 años, escribe su primera novela Cartas a Ninguna Parte al mismo tiempo que trabaja en su blog literario.
Actualmente cursa segundo año de Publicidad y Relaciones Públicas y se encuentra inmersa en distintos proyectos literarios.


jueves, 2 de marzo de 2017

Eduardo Mileo





Sueño con poeta



Como un punto en el misterio vaga
por el rumor de sus vísceras.
No es que se haga el sordo
ni que demore el momento.
Es lenta la tarea
de la encrucijada.

Mira las hormigas
llevando su pálido palito,
añora el químico destajo de su rastro.

“No mires dentro del aljibe – piensa –
estás en el fondo.
No bebas nada del pozo.
El corazón es una noche oscura.
Hemos caído del alma.
La pasión es un fondo sin agua.

No mires dentro de los ojos:
no hay tinta en la pupila.
La caída no tiene corazón.
El vértigo es un viento en la garganta.
No tiene aljibes el desierto.

Estás en el fondo.
No bebas nada de la sombra.
El corazón es un poema oscuro.”




Eduardo Mileo
Argentino – 1953



De: Poemas del sin trabajo
Ed. en Danza – 2007


Obra extraída de: neo club press Miami (s/d de autor)

lunes, 27 de febrero de 2017

Luis Alberto Spinetta









Plegaria para un niño dormido



Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan
barcos de papel sin altamar.

Plegaria para el sueño del niño
donde el mundo es un chocolatín.
Adonde vas
mil niños dormidos que no están
entre bicicletas de cristal.

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará.

Que nadie, nadie, despierte al niño
déjenlo que siga soñando felicidad
destruyendo trapos de lustrar
alejándose de la maldad.

Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
que jamás despierto encontrará.

Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan
barcos de papel sin altamar.




Luis Alberto Spinetta
De "Almendra I" en 1969

Nació el 23 de enero de 1950 en Buenos Aires. Músico, compositor. Poeta
Falleció el 8 de febrero de 2012.

Poesía del Mondongo

A todos, gracias por compartir este espacio

Email: fernando1954@gmail.com