miércoles, 29 de noviembre de 2017

Jorge de la Vega




La hora de los magos

Es la hora de los magos,
todo de golpe es perfecto
y todos por fin consiguen
lo que siempre fue su sueño.

Una casa para el pobre,
el rico fama y talento,
el chico se vuelve grande,
la delgada saca pecho.
Cada terreno baldío
crece con un rascacielos,
en los platos hay manjares,
cada hueso con su perro.

Cada bruja con su escoba,
cada cura con sus rezos,
cada loco con su tema,
cada vieja con su viejo.

Manos para cada calle
y piernas para los rengos.
Y en cada rincón del mundo
se hace cierto el padre nuestro.

La redención de la carne,
resurrección de los muertos
y el perdón de los pecados
han sido todo un suceso.

Nadie mas trabaja nunca
si no lo hace como un juego,
hay regalos a patadas
y se libera a los presos.

No hay mas disturbios raciales,
baja el dólar, sube el peso,
si alguno quiere morirse
debe esperar a ser viejo.

Se acabó la guerra fría
y empezó la de los besos
y la luna, de repente,
se hizo de miel en el cielo.

Y es muy fácil comprobar
que es verdad lo que les cuento
pues quien canta esta canción
es mudo de nacimiento.

Es la hora de los magos
todo de golpe es perfecto…


______________________



Inadaptación

Esta canción es para usted
que vive más tranquilo
si toma té de tilo.

Esta canción es para usted
que conserva el estilo
a fuerza de café.

Es para los que,
con aspirina, revivimos
si el ánimo declina.

Para los que, con uso moderado
de alcohol y nicotina,
nos hemos adaptado.

Nos adaptamos a estar contentos
aunque la mufa vaya por dentro,
nos adaptamos a hacer aspavientos
de tener mucho, aunque sea cuento.

Nos adaptamos a estar sonrientes
aunque seamos indiferentes,
nos adaptamos a los parientes,
a los ministros y al presidente. 

Nos adaptamos a nuestro empleo
aunque no sea lindo ni feo,
nos adaptamos a pasar el invierno
aunque el invierno resulte eterno.

Nos adaptamos a cualquier cosa
mientras no sea muy espantosa,
nos adaptamos sin preguntarnos
para qué cornos adaptarnos.

Esta canción es para usted
que vive tan tranquilo
sorbiendo té de tilo.

Esta canción es para usted
que conserva el estilo
a fuerza de café.

Pero hay que proceder con impaciencia
y controlar las dosis de prudencia,
pues puede que un buen día de repente
cambie todo y tengamos que empezar
nuevamente.

Y readaptarnos a estar contentos
aunque otra bronca vaya por dentro,
y readaptarnos a hacer espamento
no tener guita y andar sin vento.

Y readaptarnos a estar sonrientes
aunque sigamos indiferentes,
y readaptarnos a otro intendente,
y a otros ministros y presidentes.

Y readaptarnos a un nuevo invierno
que no mejore las cosas un cuerno,
y readaptarnos a un nuevo trabajo
que tampoco nos interese un carajo.

Y readaptarnos a ser cualquiera
menos el tipo que uno debiera,
y readaptarnos sin preguntarnos
cuándo empezamos a recontrarreadaptarnos.

Esa canción es para usted,
prefiere una dimetil amino fenil pemetil
pirazolona
o un toque de rapé.



Jorge de la Vega 
(1930-1971) - Artista plástico - Cantautor



www.jorgedelavega.com/

domingo, 5 de noviembre de 2017

Liliana Felipe





Probadita de Eternidad


Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me beses toda.
Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me toques todas
las partes del alma y del cuerpo y del cuerpo sin alma también.

Para ver mis ojos lamiendo tus ojos
para ver tu ombligo
que será, será, será el testigo
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar,
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar.

Habrá que traducirlo como a los silencios,
habrá que masajearlo como a las orejas,
habrá que silenciarlo como a los abismos,
habra que sumergirlo como a las fritangas,
habrá que tolerarlo como a las cajeras,
habrá que respetarlo como a las ballenas,
habrá que recordarlo cuando se nos olvide,
habrá que comprimirlo cuando se nos dilate,
habrá que triturarlo como a los impuestos,
habrá que programarlo como a los placeres,
habrá que calentarlo como a las tortillas,
habra que contemplarlo como al infinito.

Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me beses toda.
Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me toques todas
las partes del alma y del cuerpo y del alma sin cuerpo también.

Para ver mis ojos lamiendo tus ojos
para ver tu ombligo
que será, será, será el testigo
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar,
de que el pasado nos vuelve a pasar,
siempre el pasado nos vuelve a pasar.

Habrá que traducirlo como a las ballenas,
habrá que masajearlo como a las cajeras,
habrá que silenciarlo como a los olvidos,
habrá que sumergirlo cuando se nos dilate,
habrá que tolerarlo como a las fritangas,
habrá que respetarlo como a las tortillas,
habrá que recordarlo como a los impuestos,
habrá que comprimirlo como al infinito,
habrá que triturarlo como a los silencios,
habrá que programarlo como a los abismos,
habrá que calentarlo como a los placeres,
habrá que contemplarlo como a las orejas.

Habrá que traducirlo como a los olvidos,
habrá que masajearlo cuando se nos dilate,
habrá que silenciarlo como a las fritangas,
habrá que sumergirlo como a los abismos,
Habrá que tolerarlo como a los impuestos,
habrá que respetarlo como a los silencios,
habrá que recordarlo como a las ballenas,
habrá que comprimirlo como a los placeres,
habrá que triturarlo como a las cajeras,
habrá que programarlo como al infinito,
habrá que calentarlo como a las orejas,
habrá que contemplarlo como a las tortillas.

Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me beses toda.
Tengo muchas ganas de que
con la técnica de los pájaros me toques todas
las partes del alma y del cuerpo y del cuerpo sin alma también.





Liliana Felipe
Del álbúm "Vacas sagradas" 2014Ediciones El Hábito (CD).



Nació en Las Varillas, Córdoba en 1954 y al año de edad emigra con toda la familia a Villa María.
Reside en Mexico, es compositora, pianista y cantante.


https://es.wikipedia.org/wiki/Liliana_Felipe

sábado, 28 de octubre de 2017

Tamara Domenech





Jardín


Estoy en el jardín de la casa.
Yo a mi mamá, ¿por qué tenés esa cara?
Yo a mi hermana, ¿por qué actuás con disgusto?
Mi mamá a mí, es tu permanente saltar por los rincones.
Mi hermana a mí, ¿no podés venir algún día y sentarte a la mesa?
Mi mamá a mí, sos una exaltación. Explicame.
Yo a ellas, son las posturas de la alegría.
Mi tía a mí, tu madre tiene razón. Hay algo desmedido en tus movimientos.
Yo a mí tía, creía que tu cara explicaba lo contrario. Querés quedar bien.
Mi hermana a mí, en el jardín las palabras necesitan quietud.
Yo a ellas, es increíble.
Mi mamá a mí, los movientos de tus piernas nos marean.
Mi hermana a mí, escuchá.
Mi tía a mí, te tenemos un amor incondicional.
Mi tía a mí mamá, se va.
Yo salgo a un camino ondulado que a lo lejos me hace ver
siluetas de fósforos encendidos.





Regalo


Me sorprendo de recibir un regalo un día común.
Cruzo la calle y veo mi nombre escrito en negro y rojo.
O así lo creo yo 
las ganas de encontrarlo.
Una bolsa de nylon de la que se desprenden pétalos de rosas a través de los rasguños de un gato.
¿Estará el animal adentro sobre un acolchado de flores deshojadas?
El perfume no es de envoltorio
y el misterio comienza a desvanecerse.
Es una bolsa de la no vida 
de los jardines de las casas aledañas.
Podría buscarla y depositarla en la vereda para depararle otro destino al cuidado de las llantas de los autos.
Pero no.
Es un regalo para ser contemplado en su destrucción como una piñata de cumpleaños.
Y me siento en un cajón de manzanas hasta que estalla mi nombre con la forma de una princesa que, con un cigarrillo en la mano, inventa un camino contrario al que iba.




Tamara Domenech
De "53" poesía argentina del siglo XXI - Editorial Municipal de Rosario
       70

Nació en 1976 en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires, es Licenciada en Comunicación Social en la UNLP. Reside en Capital. Dirige el sello Ediciones Presente.




Pintura: www.boladenieve.org.ar/artista/20720/domenech-tamara

jueves, 12 de octubre de 2017

Mario Benedetti




Corazón coraza


Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza

porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.




Mario Benedetti
Nació en Paso de los Toros, 1920, murió en Montevideo, 2009 (Uruguay)




Interpretación: Estudio Coral Meridies, Dir. Virginia Bono
Obra de la compositora cubana Beatríz Corona, sobre el poema de Mario Benedetti.

lunes, 2 de octubre de 2017

Yutaka Hosono





Flor, la otra cara



Si yo tuviera una lengua de mariposa,
entraría en ti más y más profundamente
y te chuparía todo el amor.

Pero mi lengua es corta y plana,
por lo que sólo lamo esmeradamente los pétalos
y ando impaciente por el pistilo.

Sólo llego a un punto en el que aguardo,
mi Musa que se aleja de mí, y a pesar de ello,
viene apareciendo ante mis ojos cerrados algo sublime.

Es como las nubes, se transfiguran constantemente,
en montañas, en sueños, en alas de mariposas que atraviesan el océano,
y a veces en dos cuerpos que se aman.

Hasta donde me sea posible acerco la nariz y la boca
a la flor que se sostiene entre las piernas atléticas como de una adolescente,
aspiro lentamente el olor húmedo y nostálgico de la tierra natal.

“Ésta es mi otra cara”, tú murmurando,
te quedas liberada.
¿Eres mi madre?

Es como si yo lo saboreara por completo con mi lengua.
Pero tú que estás siempre lejos,
como los pechos muy distantes




Yutaka Hosono
Yokohama, 1936.


Estudió español en la Universidad de Tokio y durante más de cuatro décadas trabajó en Brasil, Bolivia y México donde tradujo al japonés numerosos poetas españoles y latinoamericanos.


Ilustración: María Jesús Alvarez - http://yisuss.blogspot.com.ar/2013/08/japonesas.html



domingo, 17 de septiembre de 2017

Alejandra Pizarnik





Sentido de su ausencia

          si yo me atrevo
          a mirar y a decir
          es por su sombra
          unida tan suave
          a mi nombre
          allá lejos
          en la lluvia
          en mi memoria
          por su rostro
          que ardiendo en mi poema
          dispersa hermosamente
          un perfume
          a amado rostro desaparecido




Anillos de ceniza

A Cristina Campo
          Son mis voces cantando
          para que no canten ellos,
          los amordazados grismente en el alba,
          los vestidos de pájaro desolado en la lluvia.

          Hay, en la espera,
          un rumor a lila rompiéndose.
          Y hay, cuando viene el día,
          una partición de sol en pequeños soles negros.
          Y cuando es de noche, siempre,
          una tribu de palabras mutiladas
          busca asilo en mi garganta,
          para que no canten ellos,
          los funestos, los dueños del silencio.



Madrugada

          Desnudo soñando una noche solar.
          He yacido días animales.
          El viento y la lluvia me borraron
          como a un fuego, como a un poema
          escrito en un muro.




Reconocimiento

          Tú haces el silencio de las lilas que aletean
          en mi tragedia del viento en el corazón.
          Tú hiciste de mi vida un cuento para niños
          en donde naufragios y muertes
          son pretextos de ceremonias adorables.




Alejandra Pizarnik
De" LOS TRABAJOS Y LAS NOCHES"



Avellaneda, 29 de abril de 1936 - Buenos Aires, 25 de septiembre de 1972.
Poeta y ensayista




Fotografía extraída: http://elcoloquiodelosperros.weebly.com/artiacuteculos/alejandra-pizarnik-las-palabras-rotas:






martes, 5 de septiembre de 2017

Mariel Monente





Comodoro


Para ir a Comodoro
¿con qué traje me visto,
de qué desnudez previa sucumbo erizada?
para ir
a Comodoro
me ato de vientos la cintura
Me labro de canales
me descuido
destruyo mentiras al amanecer  y
me descalzo
convierto mis pezones en la pesada carga
de lo amamantado
para ir
a Comodoro
busco la cruz del sur
con mi ceguera de emperatriz caída en desgracia
porque para ir
no es necesario algodón en los oídos
ni tiaras en el pelo
sólo masticar arena flotando en el abdomen de ella
y dejarse llevar
hasta las escolleras

y si voy y
si algún día voy
al final
en el extremo
sin vueltas atrás interrogaré a las olas
(alguien debe decirme por qué quieren llevarme
hasta el instinto
en las medusas fluorescentes que no vi)
y si voy y
si algún día voy con la carga inquieta que me explaya
ascenderé al Chenque escamoteando mi sombra al mediodía
y allí tal vez grite mi nombre,
el que tuve,
hasta que mi voz se pierda
en su bruma.


A Carmen



Mariel Monente
Argentina – 1961



De: casa ciega - Ed: El Mono Armado – 2016

Publicó libros de poesía, cuento y teatro. Poesía: “Donde Anido” (2011); “Cordel” (2014); “Sombra de cóndor” (2014); “Lo que precipita” (2014); “Sutura” (2014); “acaso lo fugaz” (2015); “Sutura” selección de poemas.


Imagen de cabecera extraída de: diariocronica.com

Poesía del Mondongo

A todos, gracias por compartir este espacio

Email: fernando1954@gmail.com