miércoles, 21 de febrero de 2018

Bernardo Fuster




La Puerta de Alcalá


Acompaño a mi sombra por la avenida
Mis pasos se pierden entre tanta gente
Busco una puerta, una salida
Donde convivan pasado y presente
De pronto me paro, alguien me observa
Levanto la vista y me encuentro con ella
Y ahí está, ahí está, ahí está
Viendo pasar el tiempo, la puerta de alcalá

Una mañana fría llegó carlos tercero con aire insigne
Se quitó el sombrero muy lentamente
Bajó de su caballo con voz profunda
Le dijo a su lacayo, ahí está la puerta de alcalá
Ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
La puerta de alcalá

Lanceros con casaca, monarcas de otras tierras
Fanfarrones que llegan inventando la guerra
Milicias que resisten bajo el "no pasarán"
Y el sueño eterno como viene se va
Y ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
La puerta de alcalá
Y ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
La puerta de alcalá

Todos los tiranos se abrazan como hermanos
Exhibiendo a las gentes sus calvas indecentes
Manadas de mangantes, doscientos estudiantes
Inician la revuelta son los años sesenta
Ahí está, la puerta de alcalá
Y ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
La puerta de alcalá

Un travestí perdido, un guardia pendenciero
Pelos colorados, chinchetas en los cueros
Rockeros insurgentes, modernos complacientes
Poetas y colgados, aires de libertad
Ahí está, la puerta de alcalá
Y ahí está, ahí está viendo pasar el tiempo
La puerta de alcalá

La miro de frente y me pierdo en sus ojos
Sus arcos me vigilan, su sombra me acompaña
No intento esconderme, nadie la engaña
Toda la vida pasa por su mirada
Miralá, míralá, miralá, míralá
La puerta de alcalá




Bernardo Fuster
(Madrid, 1951), más conocido en los años de la lucha antifranquista como Pedro Faura, fue un cantautor comprometido con la lucha contra la dictadura fascista militando en los años 70 en las filas del FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota)




Música: Luis Mendo
Intérpretes: Ana Belen y Victor Manuel

lunes, 12 de febrero de 2018

Marion Berguenfeld




debut


salí de corto
de violeta
de golpe


ya no quiero volver


al parque
un camino de miedo
(bancate
princesita idiota)


salí muy maquillada
a lo que venga
les voy a demostrar
tienen culo los ángeles


este maldito invierno
me parte en dos.





subte-love


en la noche rojo candente
sueñan las putas con perros
los perros con hogueras


yo te veo venir
loco te pienso
así este raro amor
flor espectral
que nace en el desagüe


los dos de una botella
bajo tu abrigo
en zigzag.





travelling


yo te pido perdón
perdón cariño
la noche estaba fría
hacía tiempo
fue la ginebra
creo
la ginebra
el puñetazo idiota
de la muerte


te pensaba
juro
te pensaba
pero él hizo promesas
ni sé
por qué lo hice


perdóname
cariño
fue una noche
es peligroso el mundo
no me dejes.





escala menor


voy a ser mansa en vos
voy a ser mansa
un río
el agua es tan antigua
de amor
el agua cuando duerme


yo vengo ensangrentada
por eso
la blanca luz vampira
eso de mi que ven
como que sombra


muy mansa
apenas pasaré la noche
hay puentes que no llevan


besarnos a morir antes de irme.



Marion Berguenfeld
De: Estrip - Primer Premio, Concurso Nacional Macedonio Fernández




Nació en Buenos Aires, 1962. Es licenciada en letras.
Condujo junto a Ramón Fanelli el programa radial Tierra de Poesía.

Material extraído:


martes, 23 de enero de 2018

Nicanor Parra




Manifiesto


Señoras y señores
Ésta es nuestra última palabra.
–Nuestra primera y última palabra–
Los poetas bajaron del Olimpo.

Para nuestros mayores
La poesía fue un objeto de lujo
Pero para nosotros
Es un artículo de primera necesidad:
No podemos vivir sin poesía.

A diferencia de nuestros mayores
–Y esto lo digo con todo respeto–
Nosotros sostenemos
Que el poeta no es un alquimista
El poeta es un hombre como todos
Un albañil que construye su muro:
Un constructor de puertas y ventanas.

Nosotros conversamos
En el lenguaje de todos los días
No creemos en signos cabalísticos.

Además una cosa:
El poeta está ahí
Para que el árbol no crezca torcido.

Este es nuestro mensaje.
Nosotros denunciamos al poeta demiurgo
Al poeta Barata
Al poeta Ratón de Biblioteca.
Todos estos señores
–Y esto lo digo con mucho respeto–
Deben ser procesados y juzgados
Por construir castillos en el aire
Por malgastar el espacio y el tiempo
Redactando sonetos a la luna
Por agrupar palabras al azar
A la última moda de París.
Para nosotros no:
El pensamiento no nace en la boca
Nace en el corazón del corazón.

Nosotros repudiamos
La poesía de gafas obscuras
La poesía de capa y espada
La poesía de sombrero alón.
Propiciamos en cambio
La poesía a ojo desnudo
La poesía a pecho descubierto
La poesía a cabeza desnuda.

No creemos en ninfas ni tritones.
La poesía tiene que ser esto:
Una muchacha rodeada de espigas
O no ser absolutamente nada.

Ahora bien, en el plano político
Ellos, nuestros abuelos inmediatos,
¡Nuestros buenos abuelos inmediatos!
Se retractaron y se dispersaron
Al pasar por el prisma de cristal.
Unos pocos se hicieron comunistas.
Yo no sé si lo fueron realmente.
Supongamos que fueron comunistas,
Lo que sé es una cosa:
Que no fueron poetas populares,
Fueron unos reverendos poetas burgueses.

Hay que decir las cosas como son:
Sólo uno que otro
Supo llegar al corazón del pueblo.
Cada vez que pudieron
Se declararon de palabra y de hecho
Contra la poesía dirigida
Contra la poesía del presente
Contra la poesía proletaria.

Aceptemos que fueron comunistas
Pero la poesía fue un desastre
Surrealismo de segunda mano
Decadentismo de tercera mano,
Tablas viejas devueltas por el mar.
Poesía adjetiva
Poesía nasal y gutural
Poesía arbitraria
Poesía copiada de los libros
Poesía basada
En la revolución de la palabra
En circunstancias de que debe fundarse
En la revolución de las ideas.
Poesía de círculo vicioso
Para media docena de elegidos:
“Libertad absoluta de expresión”.
Hoy nos hacemos cruces preguntando
Para qué escribirían esas cosas
¿Para asustar al pequeño burgués?
¡Tiempo perdido miserablemente!
El pequeño burgués no reacciona
Sino cuando se trata del estómago.

¡Qué lo van a asustar con poesías!

La situación es ésta:
Mientras ellos estaban
Por una poesía del crepúsculo
Por una poesía de la noche
Nosotros propugnamos
La poesía del amanecer.
Este es nuestro mensaje,
Los resplandores de la poesía
Deben llegar a todos por igual
La poesía alcanza para todos.

Nada más, compañeros
Nosotros condenamos
–Y esto sí que lo digo con respeto–
La poesía de pequeño dios
La poesía de vaca sagrada
La poesía de toro furioso.

Contra la poesía de las nubes
Nosotros oponemos
La poesía de la tierra firme
–Cabeza fría, corazón caliente
Somos tierrafirmistas decididos–
Contra la poesía de café
La poesía de la naturaleza
Contra la poesía de salón
La poesía de la plaza pública
La poesía de protesta social.

Los poetas bajaron del Olimpo.



Nicanor Parra
Poeta Chileno (1914-2018)

martes, 16 de enero de 2018

Fernando Cabrera




La casa de al lado


No hay tiempo, no hay hora, no hay reloj
No hay antes ni luego ni tal vez
No hay lejos, ni viejos, ni jamás
En esa olvidada invalidez

Si todos se ponen a pensar
La vida es mas larga cada vez
Te apuesto mi vida una vez mas
Aquí no hay durante ni después

Deja no me lo repitas mas
Nosotros y ellos vos y yo
Que nadie se ponga en mi lugar
Que nadie me mida el corazón

La calle se empieza a incomodar
El baile del año terminó
Los carros se encargan de cargar
los restos del roto corazón

Acá en esta cuadra viven mil
Clavamos el tiempo en un cartel
Somos como brujos del reloj
Ninguno parece envejecer

Mi abuelo me dijo la otra vez
Me dijo mi abuelo que tal vez
Su abuelo le sepa responder
si el tempo es mas largo cada vez

Discrepo con aquellos que creen
que hay una sola eternidad
Descrean de toda soledad
Se engaña quien cree la verdad

Acá no hay tango
no hay tongo ni engaño
Aquí no hay daño
que dure cien años
Por fin buen tiempo
Aunque no hay un mango
Estoy llorando
me estoy acostumbrando

Se pasa el año se pasa volando
Ya no hay mas nadie que pueda alcanzarnos
Y yo mirando sentado en el campo
Como se pasa el año volando

No pasa el tiempo no pasan los años
Inventa cosas con cosas de antaño
A nadie espera la casa de al lado
Se va acordando, se acuerda soñando
Se va acordando

Por eso te pido una vez mas
tómatelo con tranquilidad
Puede ser ayer, nunca o después
Pero tu amor dame alguna vez.



Fernando Cabrera
Nació en Montevideo en 1956, es poeta, músico y compositor





Intérprete: Pablo Estramín (músico y cantautor, uruguayo 1959-2007)

sábado, 30 de diciembre de 2017

Francisco Buarque de Hollanda



Construcción


Amó aquella vez como si fuese última
Besó a su mujer como si fuese última
Y a cada hijo suyo cual si fuese el único
Y atravesó la calle con su paso tímido
Subió a la construcción como si fuese máquina
Alzó en el balcón cuatro paredes sólidas
Ladrillo con ladrillo en un diseño mágico
Sus ojos embotados de cemento y lágrimas

Sentóse a descansar como si fuese sábado
Comió su pan con queso cual si fuese un príncipe
Bebió y sollozó como si fuese un náufrago
Danzó y se rió como si oyese música
Y tropezó en el cielo con su paso alcohólico
Y flotó por el aire cual si fuese un pájaro
Y terminó en el suelo como un bulto fláccido
Y agonizó en el medio del paseo público
Murió a contramano entorpeciendo el tránsito

Amó aquella vez como si fuese el último
Besó a su mujer como si fuese única
Y a cada hijo suyo cual si fuese el pródigo
Y atravesó la calle con su paso alcohólico
Subió a la construcción como si fuese sólida
Alzó en el balcón cuatro paredes mágicas
Ladrillo con ladrillo en un diseño lógico
Sus ojos embotados de cemento y tránsito

Sentóse a descansar como si fuese un príncipe
Comió su pan con queso cual si fuese el máximo
Bebió y sollozó como si fuese máquina
Danzó y se rió como si fuese el próximo
Y tropezó en el cielo cual si oyese música
Y flotó por el aire cual si fuese sábado
Y terminó en el suelo como un bulto tímido
Agonizó en el medio del paseo náufrago
Murió a contramano entorpeciendo el público

Amó aquella vez como si fuese máquina
Besó a su mujer como si fuese lógico
Alzó en el balcón cuatro paredes flácidas
Sentóse a descansar como si fuese un pájaro
Y flotó en el aire cual si fuese un príncipe
Y terminó en el suelo como un bulto alcohólico
Murió a contromano entorpeciendo el sábado

Por ese pan de comer y el sueldo para dormir
Registro para nacer, permiso para reir
Por dejarme respirar y por dejar de existir
Dios le pague

Por esa grapa de gracia que tenemos que beber
Por ese humo de gracia que tenemos que toser
Por los andamios de gente para subir y caer
Yo les pagué

Por esa arpía que un día nos va a dudar y escupir
Y por las moscas y besos que nos vendrán a cubrir
Y por la calma postrera que al fin nos va a redimir
Dios le pague



Francisco Buarque de Hollanda "Chico Buarque"
Del álbum "Construção" 1971

Nació en Río de Janeiro, Brasil 1944. Poeta, músico y dramaturgo.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Soledad Castresana




las mamás


¿te acordás
de esa vez que bañábamos
a los pollitos con champú?

les fregábamos las alas
y los hundíamos en el balde
para enjuagarles la espuma

¿te acordás?
los pusimos a secar al sol
sobre las lajas
piaban bajito
olían a algas marinas

uno a uno
despacio
empezaron a morir

¿te acordás?
pasamos el día
llorando a esos hijos
que no habían soportado
tanto amor




un entierro


todas las noches
encerrábamos a los charitos
en el gallinero

una mañana cedió el tejido
y un revoltijo de plumas
se nos pegó a los ojos

en el patio de la capilla
enterramos los huesos
las patas los picos
hicimos guirnaldas de flores
sobre las tumbas
clavamos cruces
de varillas y alambre

las manos cubiertas de ampollas
rezamos
lloramos

más tarde sacamos
las cruces
y las usamos de espadas



Soledad Castresana
De "53" poesía argentina del siglo XXI - Editorial Municipal de Rosario - 2015
       70

Nació en Intendente Alvear, 1979, La Pampa. Es Licenciada en letras por la Universidad del Salvador.

Fotografía extraída: http://lamanzanaenelgusano.blogspot.com.ar/2008/07/soledad-castresana.html


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Jorge de la Vega




La hora de los magos

Es la hora de los magos,
todo de golpe es perfecto
y todos por fin consiguen
lo que siempre fue su sueño.

Una casa para el pobre,
el rico fama y talento,
el chico se vuelve grande,
la delgada saca pecho.
Cada terreno baldío
crece con un rascacielos,
en los platos hay manjares,
cada hueso con su perro.

Cada bruja con su escoba,
cada cura con sus rezos,
cada loco con su tema,
cada vieja con su viejo.

Manos para cada calle
y piernas para los rengos.
Y en cada rincón del mundo
se hace cierto el padre nuestro.

La redención de la carne,
resurrección de los muertos
y el perdón de los pecados
han sido todo un suceso.

Nadie mas trabaja nunca
si no lo hace como un juego,
hay regalos a patadas
y se libera a los presos.

No hay mas disturbios raciales,
baja el dólar, sube el peso,
si alguno quiere morirse
debe esperar a ser viejo.

Se acabó la guerra fría
y empezó la de los besos
y la luna, de repente,
se hizo de miel en el cielo.

Y es muy fácil comprobar
que es verdad lo que les cuento
pues quien canta esta canción
es mudo de nacimiento.

Es la hora de los magos
todo de golpe es perfecto…


______________________



Inadaptación

Esta canción es para usted
que vive más tranquilo
si toma té de tilo.

Esta canción es para usted
que conserva el estilo
a fuerza de café.

Es para los que,
con aspirina, revivimos
si el ánimo declina.

Para los que, con uso moderado
de alcohol y nicotina,
nos hemos adaptado.

Nos adaptamos a estar contentos
aunque la mufa vaya por dentro,
nos adaptamos a hacer aspavientos
de tener mucho, aunque sea cuento.

Nos adaptamos a estar sonrientes
aunque seamos indiferentes,
nos adaptamos a los parientes,
a los ministros y al presidente. 

Nos adaptamos a nuestro empleo
aunque no sea lindo ni feo,
nos adaptamos a pasar el invierno
aunque el invierno resulte eterno.

Nos adaptamos a cualquier cosa
mientras no sea muy espantosa,
nos adaptamos sin preguntarnos
para qué cornos adaptarnos.

Esta canción es para usted
que vive tan tranquilo
sorbiendo té de tilo.

Esta canción es para usted
que conserva el estilo
a fuerza de café.

Pero hay que proceder con impaciencia
y controlar las dosis de prudencia,
pues puede que un buen día de repente
cambie todo y tengamos que empezar
nuevamente.

Y readaptarnos a estar contentos
aunque otra bronca vaya por dentro,
y readaptarnos a hacer espamento
no tener guita y andar sin vento.

Y readaptarnos a estar sonrientes
aunque sigamos indiferentes,
y readaptarnos a otro intendente,
y a otros ministros y presidentes.

Y readaptarnos a un nuevo invierno
que no mejore las cosas un cuerno,
y readaptarnos a un nuevo trabajo
que tampoco nos interese un carajo.

Y readaptarnos a ser cualquiera
menos el tipo que uno debiera,
y readaptarnos sin preguntarnos
cuándo empezamos a recontrarreadaptarnos.

Esa canción es para usted,
prefiere una dimetil amino fenil pemetil
pirazolona
o un toque de rapé.



Jorge de la Vega 
(1930-1971) - Artista plástico - Cantautor



www.jorgedelavega.com/

Poesía del Mondongo

A todos, gracias por compartir este espacio

Email: fernando1954@gmail.com