lunes, 14 de septiembre de 2015

Marta Elizabeth Córdoba




HERIDA

desde la esquina
la luz revela
dos perros mordaces
con la herida del hambre

revuelven la basura
en el fallido intento de encontrar
el manjar perdido entre migajas putrefactas


* * *


hacia dónde transitan los solos
los deshabitados
los inermes de la vida y de huellas invisibles
que con pasos agigantados y sin urgencias
deambulan desguarnecidos
desolados

   aquí estoy
transitando con los solos


* * *

saludaron
trompetas silenciosas
de madera atrapadas sin sonido

tañeron

y ella te quiso tanto

las luces opacas optaron por correr
hacia otra corriente más iluminada


* * *

así como la roca espera la embestida de la ola
la marejada acecha acometer con su envoltura
que necia conjetura frágil
     (ella
     la inadvertida)
y vuelven los pensamientos al asedio de mis sueños sin sueños
que necios conjeturan fuertes
      (ellos
                                            los rastreadores)

el agua se va
decepcionada
es sólo agua
                                           los pensamientos quedan


* * *

DESAMOR

cree estar en el mar
mas la quebrada dice
no
con un guiño

un pedido de viento al sur
desesperanzado

grita no

y se retuerce
de aire frío
sin amante

porque es así el destino

ondular donde quiere


* * *

todo indica que pronto habrá una guerra
y pienso si será necesario este invierno
aún podar las plantas
reconciliarme con mi hermana
lavar cortinas
acomodar la casa o escribir un libro
declararte mi enemigo o un aliado
desertar prontamente de esta idea
decidirme a dejarte o quedarme
y hacernos como locos el amor
creer en dios o continuar atea

como ves amor
y si no hay beligerancia
mi vida seguirá siendo un campo de batalla


* * *

pasa el tiempo y en lugar de sosegarme
me rebelo plácida
serenamente corro riesgos
excavo transversales
descubro oasis
bebo y escupo los extractos
pienso a cielo abierto
me contengo
saco sedimentos del pasado
remuevo esos recuerdos
hago el amor
hago la guerra

habiendo tanto verbo
para qué quiero sosiego



Marta Elizabeth Córdoba

Nació en Catamarca, El Puesto, en el departamento de Tinogasta.
Vivió en Salta más de 15 años y reside desde 2007 por períodos alternados entre Tilcara y Córdoba.
Es autora de textos académicos en economía, ciencias políticas y educación, destinados a alumnos del nivel superior de carreras a distancia.
Escribió algunos libros de poesías y relatos breves, siendo el último Palabras Descifradas, en 2015.



6 comentarios:

Marta Córdoba dijo...

Gracias, Fernando.

fernando delgado dijo...

gracias a vos Marta por enriquecer con tu poesía al Blog

saludos

Anamaria Mayol dijo...

Excelentes... como siempre un inmenso placer leerte Abrazos sureños

Anónimo dijo...

Tu palabra Marta es un tañido. Celebro leerte. Abrazos. Claudia Tejeda

Noemí Correa Olivé dijo...

Muy buen recorte de una talentosa poeta. ¡Felicitaciones, Marta!

Noemí Correa Olivé dijo...

Muy buen recorte de una talentosa poeta. ¡Felicitaciones, Marta!

Poesía del Mondongo

A todos, gracias por compartir este espacio

Email: fernando1954@gmail.com