miércoles, 8 de diciembre de 2010

Dora Hoffmann




Los grandes viajes
los verdaderos grandes viajes
comienzan
en nosotros:
se fue la casa,
la cuchara tierna
con el sol
y el perro.
(la tarde
y su pequeña lluvia)
se fueron las cenizas
que esparcimos girando,
ceñidos hasta el hueso
cada vez más desnudos,
se fue lo que no fuimos.


* * * * * *


Los viajes clausurados
los viajes sitiados
el ascua de un viaje
inmóvil
bajo el párpado
los viajes imposibles.
Los viajes hacia adentro;
pulidos por la sangre;
los viajes en los espejos
enfrentados del sueño,
(vasallaje que solo
quiebra la muerte)
y los despedazados,
circulares
viajes por el recuerdo,
¿anticipo o memoria
del viaje verdadero?


* * * * * *

La ausencia

Todas las cosas plasman / su no estar, / distribuyen su huída en pasos calculados, / pulen un abismo / que poco a poco las devora / con mandíbulas sabias. / Sin saberlo / cada cosa aspira su vacío / con una boca mineral, / y el hueco que ha dejado la palabra / al caer / o el pájaro, que calla, / al instante se colma / de una forma densa, igual / pero de ausencia. // La ausencia no nos quita. / Nos añade. / En ella tocamos / lo que el cielo prepara: la respiración y el alimento de los dioses.




Dora Hoffmann
Nació en Gualeguaychú, provincia de Entre Ríos.
Publicó dos poemarios: “Los habitantes de la memoria” (1975) y “Cuaderno de viaje” (1977). Póstumamente, en marzo de 1981, apareció su libro “La casa y otras ausencias”.
Desde el prólogo Emma Barrandeguy dice: “Aquí están sus motivos: la casa, el tren, la ventana, los espejos, el jardín, la nostalgia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

impresionante poeta quiero más!!!!!
gracias.

Luis Antonio

poesía del mondongo dijo...

gracias Luis por comentar, trataremos
de conseguir mas poesía de Dora Hoffmann para seguir compartiendo.

Fernando

Poesía del Mondongo

A todos, gracias por compartir este espacio

Email: fernando1954@gmail.com